• Blanco Icono de Instagram
  • Ayi Turzi

Rampage: devastación


Rampage, juego lanzado al mercado por Midway en 1986, era una propuesta que a priori parecía difícil de adaptar al cine. Visualmente, la premisa de los tres animales gigantes (el gorila George, el lobo Ralph y el lagarto Lizzie) destruyendo ciudades era prometedora, pero el problema era el guion. El jugador podía elegir a cualquiera de estos monstruos y su objetivo era sobrevivir a ataques militares a la vez que destruían ciudades. Cuando la ciudad estaba destruida, pasabas de nivel. ¿Cómo respetar la esencia de destrucción casi anárquica que planteaba el juego y lograr una película con una trama que se sostuviera? ¿Cómo no convertir a los amigos de aventuras de una generación completa de gamers en malvados enemigos de la humanidad? Puede haber muchas opciones, pero la de Brad Peyton (director de San Andreas, entre otras) está llena de aciertos.