• Ayi Turzi

35 mdqfest: Historia de lo oculto


Pocos segundos de "Historia de lo oculto" alcanzan para que quede en claro que estamos ante una película única en lo que a cine nacional respecta. Formato 4:3, blanco y negro, ambientada en la década de los 80, con la textura característica. Un programa de TV, cuya puesta en escena es tan minuciosa que te hace entender que se trata de algo al estilo "Hora clave" aunque nunca en tu vida hayas visto "Hora clave", nos pone en tema y en clima: hay algo turbio y oscuro que vincula ciertos actores políticos y vamos a hacer todo lo posible porque salga a la luz en una hora, en esos 60 minutos antes de medianoche.


La verdad, y a esta altura no me importa mucho parecer medio fan girl de algunas cosas, la vi tres veces y en las tres encontré nuevos elementos, nuevos indicios, pequeños guiños. Ahí en parte está la grandeza de una película: en ser construida para soportar diferentes visionados, en establecer un recorrido de lectura completo de principio a fin al verla por primera vez pero dejando la puerta abierta para futuras revisiones. Es una propuesta que maneja una cantidad abrumadora de información: al entramado político que pretende desenmascarar el programa se le suma la complejidad del universo que habitan los personajes. Porque quizás no estén en un espacio tiempo específico y determinado, quizás ellos mismos y sus propias identidades y relaciones se vayan redefiniendo y descubriendo conforme avance la trama. La primer gran fortaleza de Historia de lo oculto está a nivel guión y dentro del guión en la construcción de los diálogos: toda esta información compleja y confusa, que los propios personajes van desentrañando, llega al espectador de una forma clara que no resulta expositiva en el sentido de forzada. Vamos descubriendo todo lo que tenemos que descubrir en un cuentagotas que vuelve sobre aquellos datos que quizás no captamos o nos quedaron sin vincular de entrada, a la par de los personajes (el equipo de producción del programa en cuestión) que va armando varios rompecabezas en paralelo, en diálogos que son absolutamente verosímiles. En situaciones similares suele suceder que los diálogos incluyen de modo poco orgánico algunos datos y a uno le salta el detector de guionistas: "acá dijeron esto que no tiene nada que ver pero lo dijeron porque no saben dar la información de otro modo". Toda la película es hablada, es más lo que se dice que lo que se revela visual o auditivamente, y el detector de guionistas no salta ni una sola vez.


Claro que es imposible lograr lo que menciono antes con actuaciones desprolijas, y acá no desentona nadie. En primer lugar, todos los roles están muy bien casteados (en lo personal me sorprendió el escritor Raúl Omar García en el rol de un brujo misterioso) y, además de ello, todos comparten un código, hacen propias cada palabra, cada gesto, cada movimiento. El nivel general es muy bueno, destaco a Germán Baudino, quien conoce los códigos del género hace rato y si bien tiene un tono de voz y unas facciones muy específicas sabe aportar en cada uno de sus personajes algo diferente, propio, único.


Creo que en toda la construcción la palabra clave es "suspenso": no sólo por el juego que se establece entre los elementos que componen la trama sino por la atmósfera en general. Se siente un gran clima de incertidumbre, de "no saber" e incluso, de cierto temor en relación a descubrir, a saber, a ir más allá. Y este mismo camino que atraviesan los personajes lo transita el espectador: ¿Realmente quiero saber? ¿Me la voy a bancar si me muestran algo más?


En síntesis, una propuesta que está causando sensación, muy comentada en redes sociales. Mezcla muchos y disímiles elementos, que incluyen brujería, entramados políticos, problemas familiares, grandes empresas y líneas telefónicas defectuosas, y en ningún momento sentís que haya algo que sobra. Al contrario, y como en la vida, todo tiene que ver con todo.


Historia de lo oculto estará participando de la Competencia internacional del próximo Buenos Aires Rojo Sangre. Si no la llegan a poder ver en Mar del Plata, por favor agéndensela y no se la pierdan. Se lo van a agradecer a ustedes mismos.

  • Blanco Icono de Instagram