• Ayi Turzi

Entrevista a Pablo Schembri




Zombis en el cañaveral estalló las salas en el Festival Internacional de Mar del Plata y es una de las propuestas más esperadas para el Buenos Aires Rojo Sangre. Me di el gustazo de entrevistar a su director, quien me contó, entre otras cosas, cómo se vive el cine en Tucumán, ciudad de la cual es oriundo.

Ayi Turzi: ¿Cómo ves el panorama el cine tucumano actualmente?

Pablo Schembri: Hay una cosa importante a destacar, y es la existencia relativamente nueva de la escuela de cine, que es lo que le da el pie a toda esta generación nueva de chicos haciendo audiovisual (de hecho en la peli, salvo yo creo que el 100% pasaron por la escuela: la productora, los técnicos). Eso le da a Tucumán en el NOA un lugar preponderante en lo que respecta a la producción audiovisual: de hecho fijate tenés un festival en Buenos Aires (el 34 Mdq Fest) con dos películas de tucumanos (la otra es Planta Permanente). Y asi viene creciendo bastante, no solo en cine sino tambien en formatos web: cada vez que se hace un concurso en el NOA por lo general siempre gana Tucuman o hay proyectos tucumanos, con lo cual el cine está siempre creciendo.


AT ¿Cómo era para un chico tucumano el acceso al cine de género? Asumo que si terminas haciendo una película de zombies es porque hubo influencias...

PS: Eso es una gran pregunta. De hecho voy a confesar algo que nunca confesé en mi vida: una cierta envidia mal sana por Buenos Aires. Te cuento algo personal, mi familia es toda de Buenos Aires, yo venia muy seguido y me compraba la Fangoria y revistas de cine. Cuando volvía a Tucumán quería ver esas películas y nunca llegaban. Me tenia que conformar viendo las fotos, que creo siempre lo digo y mis amigos se rien, que un poco el desarrollo de mi creatividad para contar historias tiene que ver con haber visto fotos y no haber podido ver la película, entonces medio que me tenía que imaginar de qué iba. Me pasó con Metropolis que recien la pude ver alrededor de los 20 años, cuando empezzaron los videoclubs, habia sólo uno en Tucuman que era medio cine club, pero después todo lo demás no llegaba: era muy dificil. Habia algunas cosas que daban por televisión, y todo eso era consumido vorazmente: la Dimensión Desconocida, o algunas películas que llegaban en VHS. Un lugar donde ir a ver, o un grupo de amigos con quién hablar de eso era muy dificil, creo que para todos los que estuvimos en Tucumán en los ochenta por lo menos.


AT: Qué loco...es como que entiendo mucho más la propuesta de buscar una película a través de imagenes fijas.

PS: Te juro que es asi, yo siempre digo esto. De Metrópolis, y de otra que era de Fritz Lang había visto una imagen que era una mujer bailando y salía como una serpiente de piedra, y yo trataba de imaginarme qué hacía esa mujer bailando y por qué. Ese empuje que tuve tuvo que ver con eso, con no haber podido ver. Y mis hermanos que eran de allá sí habian podido ver mucho más, ellos son más grandes que yo. Y se sorprendian que Tucumán no tenia lugares a donde poder ver ese tipo de cine. Pero bueno...desgracia con suerte.


AT: ¿Y hoy día ya hay más cineclubs y demás?

PS: Si, lo que ayudó mucho fue internet, que democratizó por suerte todo. Esto tambien esta bueno, porque la escuela de cine lo que hizo fue juntar a todos los nerds y a todos los ñoños, y a todos los que les gusta el cine. Yo ya lo agarré medio de grande, entonces no quise hacer la escuela, de hecho yo soy diseñador gráfico. Otra cosa muy loca, en la escuela de cine al principio los profesores eran todos de Buenos Aires. Ahora ya los pibes que egresaron son profesores. Hay una anécdota muy famosa, y esto es posta, de un chabon que trabajaba en Canal 10, el canal más importante de Tucumán, era editor. Fue a anotarse como alumno, llevó su curriculum y le preguntaron si quería dar clases. Y quedó como profesor.


AT: Hay algo que siempre veo en el cine nacional de género, y es que poca cantidad de la producción retoma mitos y leyendas populares. ¿Vos habías trabajado en algo de esto?

PS: Si, te cuento. La primer experiencia grande que tengo es en 2015, gracias a la TDA que lamentablemente hoy ya no existe, con una serie docuficción que se llamó “Norte secreto, historias y leyendas del norte argentino” ahi se cuenta entre otras cosas la brujeria en Tucumán, el único lugar en Sudamérica después de Lima donde se quemaron brujas fue en Tucumán, eso es real. Nosotros recreamos una de las historias que se llama “Las brujas del norte” al que hace referencia un chiste interno de Zombis en el cañaveral. Te cuento por ejemplo, Agata Galiffi, una de las mafiosas mas importantes de la argentina, quiso robar el banco de Tucumán, hizo un túnel y demas. Como no habia cárcel de mujeres, porque se suponia que las mujeres no delinquían, la metieron en un manicomio. Porque no habia un lugar donde encerrarla, y no conformes con eso, dentro de su habitación la metieron dentro de una jaula. Eso está en la serie que lamentablemente no está para ver porque es un contenido de la TDA que ya sabemos el lío en el que desapareció, no se por qué este contenido no pasó a cine.ar como pasó con muchos contenidos. Otras historias son el pacto que hace el dueño de un ingenio con el diablo: a cambio de ser exitoso le entrega un obrero al año, reinterpretado como el capitalismo devorándose al obrero rebelde, es un mito que reescribieron varias personas. Tambien contamos sobre el alma mula, una mujer que por el hecho de tener relaciones sexuales con un hoimbre casado de noche se convierte en mula: fijate cómo el castigo es para la mujer y no para el hombre. Todas esas cuestiones tienen raiz española de la época de la conquista, especialmente vienen de la iglesia, el castigo para la adúltera, para el obrero que se retoba, funcionan como elementos de control a través del miedo.


AT: Creo que en las producciones nacionales en general hay una cantidad menor de producciones de género, siempre se tiende a lo costumbrista, al drama social y demás, y vos en la peli hablás un poco sobre la censura. ¿Te parece que pueda ser que no haya más producciones de género porque al espectador no le interesa o porque hay una especie de autocensura relativa a que es más complicado colocar una producción de género y conseguir financiación que si hacés algo más realista?

PS: Es una muy buena pregunta. Vos sabes que no tengo una respuesta para darte, pero me sirve como disparador para pensar por qué cualquier pavada que vemos de afuera de terror es automáticamente aceptada, llena salas, la gente a veces va sin leer la cartelera: ve una bruja en el afiche y entra. Vos pones lo mismo en una película argentina y no funciona. Aca creo que entra otra cuestión en juego, creo, aventuro a decir algo, que esa estupidez de “es argentina? Ah, entonces no” por suerte va cambiando con el tiempo. Por ahi si aparecen Darín o Brandoni un poco la gente va, pero apostar a una pelicula independiente argentina no veo que la gente lo haga. No se como funciona en otras plataformas donde sea más comodo de mirar que ir al cine, pero hay un poco de eso y en lo personal creo que nos desmotiva como realizadores, que siempre a prori el género va a ser prejuzgado a menos. Aterrados, por nombrar una, es cien veces mejor que cualquiera de las últimas veinte peliculas que vi con mas produccion y sin embargo el hecho de ser argentina creo que con el publico local le termina jugando en contra, no se como funcionará en otros paises.


AT: Además está el tema de que es una peli que cobró cierta legitimidad a partir de estar en Netflix. Y ahi a la gente le empezó a gustar.

PS: Sin dudas, esa legitimación que te da “ah, si esta en Netflix es bueno” y no necesariamente es asi.


AT: Ya sobre Zombis en el cañaveral, la gente que aparece como extra y demás, ¿Cómo fue esa convocatoria?

PS: Yo queria que los extras fueran gente grande, entonces los fui a buscar a un centro de educación para adultos mayores. Y me preguntaban ¿de qué tenemos que hacer? De zombies (risas). Hay una cosa que es muy loca, a la productora yo le decia que creia que no se iban a enganchar, porque es gente que quiere hacer teatro de modo amateur, no se van a enganchar porque hay que vestirlos, maquillarlos...y se remil recontra engancharon. Se sacaban fotos cada dos segundos y se las mandaban a los nietos, y los nietos les hacian chistes con The walking dead. Fue muy divertido y cómo te decía, la idea fue no poner chicos jovenes porque la recreación suponia que era una pelicula seria, entonces si eran chicos daba otra sensacion, algo más entre amigos. Se engancharon muy bien. Como el promedio de edad de los actores es mas bien alto, hubo que ir a buscarlos a lugares como talleres de adultos y demas. Algunos ya son actores profesionales de todos modos.


AT: ¿Ya vieron la peli ellos?

PS: No, se estrenó en Mar del Plata recién. Espero poder proyectarla pronto en Tucuman. Y encima, esto entre parentesis, vos viste que levantaron ese fomento que le daban a la distribución, es todo un quilombo.


AT: Si. Todo lo que puedan romper, hasta el último día lo van a romper. En fin. Volviendo a la peli, ¿Cuantas veces tuviste que ver La noche de los muertos vivos?

PS: Esa es una de las pelis que he visto muchisimas veces, es una de mis peliculas preferidas y tiene una particularidad para nosotros que tiene que ver con el tema de los permisos. Es una pelicula que es de distribución libre, porque hubo una historia que dice que el productor le cambio el nombre, la pelicula se llamaba la noche de los devoradores de carne, se ve que no le gustaba y sin permiso de Romero le cambió el nombre, pero se olvidó de ponerle un sello de registrado y eso hizo que la pelicula pase automaticamente a ser de dominio público. El material hoy lo puede usar cualquiera y nadie recibe regalias por ese uso. Romero dice en una entrevista que si su película hubiera sido registrada esta entrevista la estariamos teniendo en un castillo en Francia y no en mi casa acá.


AT: Sobre las otras imagenes de archivo que utilizas, ahí cómo fue el tema de los permisos y demas?

PS: Yo no sé hasta qué punto es cierto, pero lo conversé con los productores, que hay algo llamado “ley de cita”, mientras vos cites al final la fuente y figure es como que está todo bien. No se si viste una peli que se llama Un importante preestreno, es una pelicula maravillosa que habla sobre la cinefilia y el cine en el Buenos Aires de los 70. Yo a ellos les pregunté cómo hicieron, porque metieron muchisimo material y operé un poco basándome en eso. Y hay otras cosas que son de archivo, que eso si está pedido, al Archivo Histórico de la nación, al archivo de Tucumán, y con otras gestiones.


AT: El plano final de la peli me pareció (y lo cotejé con varios colegas que opinan lo mismo) sumamente emotivo. Sobre ese plano tengo dos preguntas, primero cómo surge, si hay alguna inspiracion directa.

PS: Te vas a reir de dónde sale, cuando era chico vi Las aventuras del Baron Munchausen, tiene el mismo plano pero al revés, la cámara se hace hacia atrás y la gente se empieza a plegar, hay una coordinación increible. Esto es en un momento en la playa, cuando hay unos árabes que están por atacar...lo vi hace mil años y nunca me lo olvidé. Y acá mi plano es al revés, la cámara avanza y hay un trabajo importante de coordinación: a medida que la cámara avanza los actores se van abriendo. Yo queria que se descubra al final recien a Ofelio, entonces estuvo todo muy medido y ensayado hasta que quedó como quería.


AT: Y no sé si tanto ese plano en especial, pero la última parte de la película...quienes la hayan visto saben que promete algo. ¿Va a suceder?

PS: Ese es otro tema, yo lo dije, la película tiene dos mentiras, una que no revelaremos y la otra es la promesa del final. Seria buenisimo concretarlo...pero habria que repensarlo. No digo que no pero en lo inmediato no me parece. Yo queria hacer algo sobre zombies y hoy día está todo muy saturado, dificil de buscarle algo original. A modo de homenaje, algo chico, quién te dice...podría funcionar.

  • Blanco Icono de Instagram